Imagen cabecera del museo.

Publicaciones

Volver

▪ Cabezo Redondo (Villena, Alicante)

En 1949 José María Soler da cuenta en la revista local Villena de la existencia del poblado prehistórico del Cabezo Redondo, en el que había realizado unos “someros trabajos” que continuaría durante los domingos de los dos años siguientes.

Sería, sin embargo, a finales de esa década cuando reanudaría estas actuaciones de una manera sistemática, dejando al descubierto un excepcional yacimiento, tanto por sus construcciones domésticas y enterramientos humanos, como por los materiales recuperados. A partir de este momento, el Cabezo Redondo se convierte en un referente de la Edad del Bronce en el Sudeste y Levante peninsular, aunque la memoria de estos trabajos tardaría, inexplicablemente, en publicarse. A partir de 1980 se inició desde la Universidad de Alicante un ambicioso proyecto que pretendía estudiar el II milenio a.C. en la cuenca del río Vi-nalopó, en Alicante. Se programaron varias campañas de excavaciones en los poblados de La Horna y Tabayá, ambos en Aspe, y en las Laderas del Castillo, en Sax, y se realizaron las cartas arqueológicas de varios municipios alicantinos. En esos años J. Mª Soler insistía en retomar las excavaciones en el Cabezo Redondo que se reiniciaron a partir de 1987, una vez publicara la monografía de sus trabajos anteriores que, sin reserva alguna, se puede calificar de excelente. Años antes había publicado dos monografías sobre la orfebrería prehistórica de Villena, en especial de los tesoros recuperados en la Rambla del Panadero y en el propio Cabezo Redondo.



lIBRO CR.pdf

(14.21 MB)