Imagen cabecera del museo.

Eventos

El Museo Escultor Antonio Navarro Santafé se renueva.

El Museo Escultor Navarro Santafé (MUENS) es quizás uno de los museos menos conocidos de nuestra ciudad, aunque no por ello menos relevante. Se sitúa en la planta baja de la que fue la casa del propio escultor, Antonio Navarro Santafé, en la calle que también lleva su nombre. El edificio, como hogar que fue, es una casa tradicional del siglo XIX cuya planta baja fue modificada por el propio artista para acondicionarla como estudio-exposición.
La colección de este museo es muy rica y variada, pues Navarro Santafé trabajó a lo largo de su vida con muy distintos materiales (madera, escayola, mármol…), pero además se compone de cientos de fotografías, bocetos y escritos del artista que todavía enriquecen más cada obra, pues gracias a ello podemos situarlas en el tiempo y contexto en el que se realizaron. En ocasiones incluso ilustran el proceso de creación.
Navarro Santafé se hizo especialmente famoso por sus esculturas animalísticas, destacando el Monumento al Oso y el Madroño, situado en la Puerta del Sol de Madrid, que ya es todo un símbolo de la capital, así como el exquisito Monumento al caballo en Jerez de la Frontera.
En Villena, destaca su Monumento a Chapí, en el Paseo homónimo y cómo no, la actual talla de Nuestra Señora de las Virtudes, patrona de Villena, que se conserva en el Santuario.
Desde hace unos meses y a instancias del Museo de Villena, se ha estado trabajando en el MUENS con la intención de mejorar sus instalaciones para facilitar las visitas y poder conocer con mayor profundidad la obra de este afamado escultor villenense.
Para ello, se ha procedido a la redacción e instalación de paneles explicativos y cartelas que describen las obras de Navarro Santafé, así como el momento concreto en que las realizó y los materiales y técnicas utilizadas. Además, se han retirado algunos elementos expositivos, principalmente fotografías, que impedían la claridad del discurso, con el fin de que la observación de las obras resulte más efectiva.
Se ha aprovechado para limpiar, e incluso restaurar en algunos casos, los bocetos, dibujos y fotografías que componen esta rica colección, así como un relieve de escayola de temática religiosa.
Finalmente, para una mayor exhaustividad en el control de la colección, se ha procedido a la revisión y puesta en marcha de una nueva base de datos que contiene todo el inventario de obras de este pequeño pero interesantísimo museo que podemos disfrutar en nuestra ciudad.
Se puede visitar todos los sábados, domingos y festivos de 11 a 14 horas, pudiendo obtener la entrada en el propio museo a un precio de 1 euro o 0.50 céntimos, si se trata de una entrada reducida.