Imagen cabecera del museo.

Castillo

Volver

Características arquitectónicas

Se trata de una fortificación de doble recinto amurallado y de planta tendente a rectangular. La muralla exterior o el antemural presenta doce torres, circulares y semicirculares, incluyendo las de una edificación de planta cuadrada que por su posición -delante del acceso al recinto principal- podría ser una torre barbacana que actualmente está derruida, al suroeste de la fortaleza. La puerta de entrada principal se orienta al noroeste y consiste en un arco de medio punto en sillería flanqueado por dos cubos semicirculares almenados. El pasillo que queda entre las dos murallas es estrecho y en algunos puntos llega a medir 1 m.

La muralla interior es de mayor altura que la exterior, presenta almenas y cubos circulares excepto en el flanco suroeste donde se sitúa la torre del homenaje de forma cuadrangular y con cuatro cuerpos que alcanzan una altura total de unos 27 m. El cubo de mayor altura es el del vértice noreste, en el hay una alhanía o estancia abovedada. Por encima de los muros detrás de las almenas hay un camino que comunica todas las torres A él se accede por una escalera de un solo tramo que está adosada a la torre del homenaje, o bien, por una abertura practicada en dicha torre a la altura de la primera planta.

Los lienzos de la muralla están fabricados mediante una cara externa de chapeado de mampostería y el núcleo con muros de tapial.

Junto a la torre del homenaje se abre el acceso al recinto principal en el que se observa un arco de medio punto de ladrillo reforzado por una bóveda apuntada también de ladrillo.

En el interior del patio de armas hay un aljibe con bóveda de medio cañón adosado a la muralla Este, cerca de la entrada a la torre del homenaje. Las excavaciones arqueológicas que realizó José María Soler al norte del patio pusieron al descubierto una serie de habitáculos, uno de ellos incrustado en la base de la muralla norte y con muros de tapial, y, una noria que en la actualidad no se conserva.

En cuanto a la torre del homenaje presenta los dos primeros cuerpos fabricados con la técnica de tapial y los dos últimos con sillarejo. El ingreso lo tiene en altura de forma adintelada al exterior y abovedada al interior. En esta entrada se puede observar el grosor de las paredes que alcanza los 4 m. aproximadamente. En su interior hay cuatro salas: la primera, tendente a cuadrangular presenta una bóveda almohade de ocho arcos de herradura entrecruzados paralelos dos a dos y que forman en el centro de la bóveda una estrella. Apoyan sobre pechinas en los ángulos y pequeñas ménsulas de piedra. En la segunda sala una bóveda de medio cañón, también almohade, se transforma en una cúpula mediante arcos entrecruzados: cuatro de norte a sur, tres de este a oeste y dos en diagonales opuestas. Estas dos salas se comunican por medio de una escalera de bóvedas apuntadas. La tercera sala tiene una cubierta horizontal, reconstruida, con un artesonado de madera, y la cuarta una bóveda, en este caso original, de medio cañón de ladrillo. Estas dos últimas se comunican por una escalera con arcos de medio punto de sillería en el primer tramo y de ladrillo en el tramo final. La torre está rematada por ocho guaitas.